Caràcter del GAC

Durante generaciones, ha sido seleccionado para trabajar y por eso es extraordinariamente listo, amigo del hombre y fácil de adiestrar. Sin embargo, no es una de esas razas tristes que siempre esperan órdenes. El gos d’atura tiene un punto de independencia, de alegría, de pillería… Toma la iniciativa, hace lo que cree más conveniente y luego, socarrón, se lo explica al dueño.

Perro de pastor. Se ha escrito mucha literatura sobre que nuestro no es un “perro de pastor” sino un “perro pastor”, queriendo dar a entender que, más que recibir órdenes, es un perro con un gran instinto para comprender situaciones por sí mismo y tomar decisiones en consecuencia. Y algo de verdad hay en esto. Los pastores explican, que el gos d’atura es un perro que trabaja más por su instinto. Dicen que otras razas magníficas de pastor, como el border collie, si las trabajas mal, acaban dando mal perro pastor , pero que un gos d’atura, si el pastor se equivoca o no tiene las ideas suficientemente claras, acabará haciéndolo bien. Dicen, que otras razas trabajan más finamente, siguen a rajatabla las órdenes, pero que muchos pastores que participan en los concursos harían mejor trabajo con un gos d’atura, porque trabajan más por iniciativa propia. Los pastores coinciden, también, en que el perro de pastor catalán es un perro incansable, un perro para llevar un rebaño grande, un perro para recorrer las lindes de la mañana a la noche. Un gos d’atura catalán que hace días que no trabaja sale loco hasta que se ha desbravado. Entonces sí, cuando se ha cansado comienza a trabajar bien. Es un perro para hacerlo trabajar cada día.

Perro de familia. En familia, el perro pastor catalán es un perro alegre, que se apunta a todo, que está siempre en medio, que hace una gran compañía, que se gana en poco tiempo un lugar entre la gente. Es un perro vigilante, movido, incansable y un poco desconfiado. Es una raza inteligente y obediente, uno de estos perros que puedes sacar sin atar porque siempre está pendiente de ti, que con un silbido viene enseguida. El gos d’atura catalán, ya lo hemos dicho, es una alegría permanente, tiene una mirada que siempre pregunta, que siempre pide. Es muy fiel pero tiene una personalidad propia que en algún momento exaspera pero termina despertándonos ternura o arrancándonos una sonrisa . A mucha gente indiferente ante los perros, nuestra raza le despierta simpatías y seguramente es porque no es un animal triste, porque no es un autómata, porque es él.

.

 

Translate »